Laura Ardila

Laura ArdilaExperiencia de trabajo en un medios como La Silla Vacía

Charla Laura Ardila

13 de junio de 2015

Periodista que inició su oficio en El Universal de Cartagena, ha laborado en El Tiempo, en Caracol TV y en Publicaciones Semana. Trabajó durante cinco años para El Espectador donde cubrió fuentes de política, paz y se especializó en Bogotá. Ha colaborado con las revistas Latin Trade, Ecos de España y SoHo. Trabaja para la Silla Vacía en su brazo regional la Silla Caribe.

El sábado 13 de junio se llevó a cabo la segunda charla de la Red Latinoamericana de Jóvenes Periodistas. La tutora invitada fue Laura Ardila quien nos contó su experiencia de trabajo en la Silla Vacía y como editora de la Silla Caribe.
Laura Ardila trabajó como periodista en un medio muy poco tradicional de Colombia que gusta contar qué hay detrás de las noticias comunes y corrientes. Ese es el gran reto de la Silla Vacía, describir cómo se desenvuelve el poder, contar la esencia de los hechos, qué hay detrás de una noticia, cómo se negocia un proyecto de ley, los actores involucrados, etc.

Busca ir más allá de lo que un medio convencional quiere dar a conocer a sus lectores, se muestra como un medio independiente y con la gran innovación de ser digitalSe muestra independiente porque su financiamiento lo recibe por parte de fundaciones internacionales o por universidades, no por políticos. Inició con capital propio para no depender de grandes conglomerados.

Laura Ardila nos cuenta que la Silla Vacía al querer cubrir al poder desde todas sus variables se ha comprometido a brindar datos certeros, es decir, ir más allá de lo “oficial” lo cual ha generado algunas malquerencias hacia el medio y hacia sus escritores pero esto no los ha detenido. A pesar de ser un grupo pequeño de 6 periodistas incluyendo a la directora siempre se ha mantenido la publicación de dos historias al día y tres confidenciales.

Pero, ¿cómo pueden ir más allá de lo oficial? para nuestra periodista Laura Ardila las fuentes son la clave para poder lograr esto. Nos dice que cerca del 60 al 70% de la información de la Silla Vacía es obtenida gracias al off the record, siempre se busca confirmar la información con tres fuentes mínimo, nunca se quedan con lo que diga una solo persona e incluso buscan a los personajes principales que están siendo objeto de crítica para saber su versión, entender el porqué de su actuar y encontrar su mejor argumento para incluirlo en la nota y así, poder escribir un artículo totalmente objetivo. “Hay que reportar en contra de los perjuicios, buscar la versión del otro”.

EL cultivo de las fuentes, como le hace llamar Laura al tiempo que le brinda a las personas que le pueden brindar información, es fundamental para realizar un buen ejercicio periodístico. Invitarle un café o una cerveza a quien te puede dar información es un a inversión, es estar cerca de quien te puede dar tu próxima historia siempre dejando clara la relación entre fuente-periodista.

Algo que para ella es fundamental es que la fuente siempre tiene que saber si se va a usar su información, “si te piden que no la digas, no lo haces”.

Ante la pregunta de si Laura sigue algún método de investigación, ella contestó que no existe un método de investigación que se deba de seguir a pie de letra, dice que éste se va a desarrollar según la persona. Cada quien encuentra sus propias tácticas, no existe un método estándar que todos deban seguir. Por ejemplo, para ella la observación y el oído son elementos esenciales ya que en cualquier lugar y momento te puedes encontrar con una historia que contar. La interacción en redes sociales, la inversión de tiempo en sus fuentes, estar atenta a lo que los medios tradicionales cuentan son cosas que forman su propio método de investigación.

Hoy en día, se encuentra trabajando como editora de la Silla Caribe la cual se desprende de la Silla Vacía, como un medio regional en Colombia que busca acabar con el “bogocentrismo” el cual ha hecho que todas las historias que se cuentan en el país sean con base en lo que se dice en el congreso, se centraliza la información porque los medios más importantes se encuentran en la capital. Es por esto, que al buscar un periodismo de región dentro de Colombia los riesgos pueden llegar a ser mayores. Recientemente Laura pasó por un incidente en el cual le robaron su libreta de apuntes, en ese momento ella se encontraba realizando una historia sobre empresarios muy poderosos de la región que se cree están ligados al narcotráfico.

El manejo de la seguridad y de las fuentes en ámbitos más pequeños se vuelve una preocupación aún mayor por lo que Laura aconseja ser sumamente cuidadosos. Si se puede hay que buscar acompañamiento de la policía, confirmar el lugar y la hora de la cita con las fuentes,” hay que tener mucha intuición para cuidarse ya que ninguna historia vale más que una vida”.

Antiguamente nadie cubría las regiones y con esta iniciativa de parte de la Silla Vacía de extenderse a las provincias lo que se quiere es crear un medio de carácter regional, que la gente de los barrios más pobres se interese por los asuntos políticos a partir del acercamiento con las regiones. “Hay que dejar de contar a las regiones desde un escritorio en Bogotá”.

Por otro lado, lo digital es algo que todavía hay que trabajar para que se le brinde la importancia necesaria en los medios que están acostumbrados a la pluma y el papel. Los beneficios que trae consigo ser un medio digital es el uso de herramientas tecnológicas, puedes hacer correcciones, usar gráficos, etc. nos dice Laura.