Laura Sánchez Ley

Laura Sánchez Ley

Laura Sánchez Ley

México

Su nombre en ese entonces no significaba nada. Era una estudiante universitaria de 20 años, que llegó a un periódico en la ciudad de Tijuana, al norte de México. Se sentó en la salita de espera de paredes rosas, y sin preámbulos un hombre largucho de barba tupida abrió la puerta y me dijo: “¡Qué tal, ya tienes trabajo!”. La convirtió en reportera así de rápido. Nadie le preguntó de dónde venía, o cual era su motivación para solicitar la vacante de “periodista”.

Era el año 2009, y se estaba viviendo una guerra sin tregua en México entre cárteles, que controlaban el trasiego de droga por el País. Esa misma tarde en el segundo piso del periódico, mientras se acomodaba en una silla destartalada y prendía una computadora, un reportero le susurro, casi en confesión: “¿eres la que va a hacer el trabajo de Cordero?”.

Manuel era un viejo reportero de cabello blanco pero de buen temple, que se paseaba por la redacción orgulloso, presumiendo los muertos que había visto. Pero ahora el panorama era distinto: una veintena de asesinatos al día se registraban en una frontera, ruta natural de los carteles mexicanos y sus aliados en otros países latinoamericanos para el trasiego de droga a Estados Unidos.

Manuel no quería cubrir más asesinatos, decapitados, o personas disueltas en sosa cáustica hasta después de las tres de la tarde. Por eso se convirtió en reportera.

Su nombre es Laura Sánchez Ley, licenciada en Comunicación de la Universidad Autónoma de Tijuana. Es reportera y se dedica al periodismo desde hace cinco años. Aprendió a mirar desde abajo de los puentes los cuerpos colgados, a aguantar la respiración, y limpiar discretamente las lágrimas.

Desde entonces se he dedicado a investigar las problemáticas fronterizas entre México y Estados Unidos: seguridad, migración y derechos humanos. Trabaja desde hace tres años para el periódico mexicano El Universal. Escribe crónicas y reportajes especiales.

Le interesa el periodismo narrativo enfocado a temas de migración y seguridad pública binacional incluidos los problemas relacionados con narcotráfico que comparten México y Estados Unidos.